Conociendo The Retreat

Estándar

Precio: 6950 colones 
Puntuación: 5 tofus

Hace más o menos un mes fuimos a un hotel que se llama The Retreat. Queda en Atenas, alajuela. El lugar es bellísimo. Tiene piscina, jacuzzi, sauna y cuando la neblina de esta época lo permiten, una vista espectacular. Además uno puede pagar por clases de yoga y masajes.

Como directamente sugiere el nombre, se usa para muchos retiros de yoga y meditación. Nosotros no fuimos para un retiro sino solo a hotel por una noche. Uno puede pagar solo por el hotel y desayuno o pagar por todas las comidas para mientras esté allí. Les sugiero esta segunda opción. Como verán en el post la comida es buenísima y el lugar queda apartado de todo así que ir sin comida incluida pensando en salir a comer es una mala opción.

La comida es sobretodo vegetariana, con muchas opciones raw y vegana en general. En las noches el menú regular sí incluye carne, así que hay que pedir modificaciones.

Nosotros llegamos en la tarde y teníamos incluido la cena y el desayuno y almuerzo del día siguiente. Se las relato a continuación.

Cena

Cuando hice la reservación, yo había dicho por teléfono que éramos vegetarianos. Cuando llegamos a cenar se lo dije a una mesera y la mesera se sorprendió y nos asustamos. Luego vino otra persona a ratificar la información sobre si no comíamos nada de carne. Nos asustamos más. Pero todo bien. Lo resolvieron excelentemente.

Primero nos trajeron una crema zanahoria con tomate. Un toque picante. Deliciosa. Era bastante, sobretodo para una entrada. Pero obviamente superamos la prueba y nos la comimos toda.

El plato principal era quinoa cremosa con vegetales salteados (berenjena, maíz, zucchini, zanahoria, etc). Al plato de nosotros le pusieron  hongos. Era extremadamente cremosa. Una delicia. Preguntamos qué la hacia tan cremosa y nos contaron que tenía crema de leche de coco, leche de marañón, leche de almendras, miso, sal, pimienta y levadura nutricional. Realmente espectacular.

Como si fuera poco luego llegó el postre. Un cheesecake de albahaca con piel de piña. La descripción es rara. Lo se. Pero estaba exquisito. Hiper delicado. Claramente ya en este punto estábamos super llenos pero nos lo cominos igual. Menos mal era pequeño.

 

Desayuno

El desayuno fue un festín de colores y sabores.

Primero llegó la entrada un green juice, un jugo de naranja, una granola espectacular con pistacho, avena y almendras, un smoothie super congelado de papaya con un toque de pimienta cayena (voy a empezar a usar esta combinación, es deliciosa), un puddin de chia con fresa y un bowl de frutas.

Como ven en las fotos los platos y vasos dónde venía todo eran pequeños, pero igual era muchísimo.  Sobretodo porque el desayuno tenía una segunda parte.

La segunda parte tenía un plato de comida salada, quinoa con vegetales con un huevo cortadito para quedara exactamente encima de la quinoa. Y un plato de comida dulce, unos pancakes de avena.

Con desayunar 1/4 de estas cantidades y de así de delicioso ya me sentiría realizada. Era como estar en una casa de una instagrammer de comida saludable y que todo lo quedara hermoso y sabroso.

Almuerzo

El almuerzo era lo más sencillo. Sin que eso signifique que fuera menos delicioso. Era una barra con diferentes opciones de comida para hacerse un super bowl. Los platos eran gigantes y los llenamos sin dudarlo. Lamentablemente no anoté lo suficiente, pero les puedo decir que estaba increíble. La combinación de sabores y se veía hasta fácil de hacer. Esta comida nos hizo preguntar si dan clases de cocina, y nos dijeron que si. Estaremos atentos.

En The Retreat la comida y su preparación es una de las atracciones principales. La cocina es abierta y yo pregunté bastante sobre qué tenían los distintos platos. Quedé con ganas de más. La cosa es que el lugar es bien caro. No como para ir frecuente en lo absoluto, a menos que nos peguemos el gordo navideño. Tienen opciones por el día, retiros de yoga o las famosas clases de cocina que esperaré atenta a ver cuánto cuestan. Nosotros fuimos con un 20 % de descuento, que es vigente hasta el 20 de diciembre.

Visitando la hacienda de Starbucks

Estándar

Platos: Croissant, empanada de palmito y chile y bagel
Precio: 2000 colones el croissant, 1600 el bagel y 2000 la empanada
Puntuación: 5 tofus

Hace un tiempo Yuplon sacó una oferta de un tour en la hacienda de Starbucks, la Hacienda Alsacia. Compramos el Yuplon del 50% de descuento y por 6000 colones hicimos un tour dónde te explican todos los procesos por los que pasa el café antes de llegar a tu taza. Yo no había hecho ningún tour similar y la verdad que me gustó mucho. La explicación es muy buena y termina con una cata de café.

Además hacer ese tour es la oportunidad perfecta para conocer el área de visitantes de la Hacienda Alsacia que está bellísima. Los espacios son muy abiertos, aprovechando la vista que es hermosa. Hay varios murales lindísimos y los muebles de madera los diseñó Mad Living, así que pueden imaginarse por donde va la cosa. Todo esta diseñado pensando en los detalles. La cafetería por supuesto es amplia y ofrecen varios tipos de café y varios métodos de preparación.

Para acompañar los cafés un croissant, un bagel y una empanada de palmito y chile. El croissant y el bagel los traen con mantequilla por aparte. Todo estaba realmente rico y calentico. Inicialmente hubiésemos querido comer algo más contundente, pero no había nada contundente y vegetariano. Sin embargo, salimos contentos con nuestras elecciones porque eran perfectas para acompañar el café y no morirnos de hambre mientras regresábamos a San José.

La verdad que este lugar está perfecto para un plan tranqui de fin de semana, con o sin el tour. Incluso ya estoy pensando en llevar a mi mamá cuando venga, que ni siquiera se cuando será.

Horario: Todos los días de 8am a 5pm

Chiles rellenos de la Eskina Verde

Estándar

Plato: Chile relleno
Precio: 5.700 colones
Puntuación: 4 tofus

El domingo fui para Alajuela y me recomendaron comer en la Eskina Verde, un restaurancito ubicado a 100 metros de la Iglesia la Agonía. Tienen varias opciones vegetarianas y veganas. Casi pido la hamburguesa de portobello con queso y pera, pero en último momento cambié por los chiles rellenos. Otro día probaré la hamburguesa y la incluiré en el Veggie Burgers Rock .

De tomar pedí un batido de sandía. Estaba delicioso. Pero, probé otros batidos de combinaciones de fruta que pidieron mis amigos y, me arrepentí de pedir está opción tan sencilla.

Los chiles están rellenos con queso, hongos, palmito y cebolla. Traen dos mitades. El queso está derretido y el palmito le da un toque espectacular. De acompañamiento traía arroz, un picadillo de brócoli, coliflor, zanahorias, zucchini y vainicas y una ensalada con tomate, pepino, lechuga y alfalfa. El aderezo era a base de culantro. Delicioso. El plato era gigante y, como ven de los ingredientes, muy variado.

Eramos un grupo de seis personas y si se tardaron bastante. Sobretodo con uno de los platos, que creo que se les olvidó y lo comenzaron a preparar cuando ya nos habían traído la comida a los demás.

Casi no conozco Alajuela, pero me contenta saber que también hay buenas opciones de platos vegetarianos.